¿Qué es el Colesterol? Y Cómo Controlarlo

Más del 50 por ciento de la población actual tiene el colesterol alto, no presentan síntomas, pero es uno de los factores de riesgo a la hora de padecer problemas de corazón.

colesterol

Te comentamos que sirve para tenerlo a raya, porque se eleva y cómo puedes controlarlo con una buena alimentación. Vamos a ver las respuestas a algunas de las preguntas mas comunes que solemos hacernos sobre el colesterol.

El colesterol y sus funciones

El colesterol es una grasa del organismo, imprescindible para su correcto funcionamiento. Entre sus tareas está  la de transportar los lípidos que ingerimos a través de la sangre y hacer que lleguen a las células y los órganos, donde son procesados.

Al tratarse de grasas y no ser solubles en agua, necesitan un medio también graso para poder ser repartidas por el cuerpo, de  ahí  la necesidad de que exista el colesterol.

lípidos en la sangre

Además, interviene directamente en la formación de las hormonas sexuales, en la creación de las membranas celulares o en el proceso de digestión de los alimentos.

Hay dos tipos de colesterol según de donde proceda: el endógeno, que se forma en el organismo, y el exógeno, que le llega a través de la dieta.

Diferencias entre colesterol bueno y malo

Efectivamente, hay dos tipos de colesterol, denominados popularmente malo y bueno, por los efectos negativos o positivos que cada uno tiene sobre la salud.

De todas formas, hablamos siempre de niveles adecuados de colesterol, no de que el colesterol malo deba ser cero y el colesterol bueno pueda alcanzar niveles astronómicos.

colesterol HDL y colesterol LDL

El equilibrio entre ambos colesteroles, y que se mantenga dentro de unos límites correctos, es lo mas recomendable y saludable.

Tanto el colesterol bueno o HDL y el colesterol malo o LDL son lipoproteínas encargadas de transportar en la sangre las grasas que llegan a través de la dieta.

HDL y LDl que significa

La denominación HDL corresponde a las iniciales en inglés de las proteínas de alta densidad, las siglas LDL sirven para nombrar a las proteínas de baja densidad.

Mientras que el colesterol HDL es capaz de ir eliminando el colesterol de sobra que se adhiere en las paredes de las venas y las arterias.

El LDL, es el que se acumula en las mismas, provocando las placas de ateroma que las estrechan y pueden desencadenar problemas cardiovasculares.

colesterol bueno y colesterol malo

Hoy se sabe que algunos alimentos, como las grasas saturadas e hidrogenadas, y la obesidad son factores que contribuyen a elevar el LDL.

Mientras que otros como las grasas monoinsaturadas incrementan las tasas de colesterol HDL.

Niveles optimos de HDL y LDL

Los niveles óptimos de colesterol total, ósea de HDL y LDL, deben situarse en torno a los 200 mg por dl.

Cuando se encuentran en valores inferiores a 239 mg por dl, se considera que están en el límite de lo adecuado, y cuando superan los 200 mg por dl, son altos.

Respecto a los valores de LDL, el límite se sitúa entre 130 y 159 miligramos por dl, mientras que a partir de 160 mg por dl se habla de alto riesgo.

niveles de colesterol

Estos valores dan como resultado distintos tipos de colesterolemia: leve, cuando el LDL está por debajo de 175 mg por dl, moderada, si es inferior a 215 mg por dl, y severa, cuando se sitúa por encima de esta cifra.

Los casos leves de colesterolemia se suelen controlar sólo mediante dieta si no hay otros factores de riesgo.

Mientras que la colesterolemia moderada y severa suelen requerir el apoyo de fármacos y un seguimiento a través de analíticas cada dos o tres meses al principio.

Tu dieta y el colesterol alto

Se ha demostrado que llevando una dieta adecuada se puede reducir entre 15 y 20 porciento  la tasa de colesterol LDL en sangre.

Ya que la mayor parte de las veces su incremento está provocado por una alimentación poco equilibrada, hipercalórica y rica en grasas.

grasas saturadas suben el colesterol

Y lo peor no es la ingesta excesiva de grasa, desde luego nada beneficiosa, sino que buena parte son grasas saturadas e hidrógenadas las que peor efecto tienen sobre el colesterol.

El consumo excesivo de grasas no sólo es perjudicial en sí mismo sino que desplaza a otros alimentos básicos en una dieta variada.

Alimentos para controlar el colesterol

La dieta debe basarse en frutas, verduras, hortalizas y legumbres. También están recomendados los cereales, sobre todo integrales, el arroz, igualmente integral, la pasta y todo tipo de harinas.

Cada vez tomamos menos fibra y vitaminas y algunas de ellas, como ocurre con la riboflavina y la niacina, son imprescindibles para que las grasas se metabolicen de forma correcta.

alimentos para controlar el colesterol

Respecto a las carnes, están indicadas la de pollo y pavo, así como el conejo, que tienen poca grasa, y se pueden consumir todo tipos de pescados, primando los azules.

En cuanto a los lácteos, conviene que sean desnatados; la mejor grasa es el de aceite oliva, y son beneficiosos los frutos secos, pero sin abusar.

Consumir con moderación 

Los dulces deben ser caseros y las galletas integrales. No están contraindicados.

Pero hay que consumir moderadamente los lácteos semidesnatados, los quesos frescos, los mariscos, el jamón serrano y el aceite de girasol o maíz.

También se pueden tomar huevos y carne de ternera magra. Es importante que los platos tengan una elaboración sencilla, evitando las frituras.

huevos y ternera para el colesterol

Entre los más perjudiciales están la bollería industrial, los quesos curados, las mantequillas y las carnes grasas como el pato.

Tampoco conviene abusar del consumo de dulces como el chocolate.

Beneficios del aceite oliva, pescado azul y frutos secos

La gran ventaja del aceite de oliva es que se trata de una grasa monoinsaturada que contiene ácido oleico y que actúa elevando el colesterol bueno y rebajando los niveles del malo.

Por tanto, no sube o baja los niveles totales de colesterol, si no que altera beneficiosamente las proporciones de su composición.

aceite de oliva. legumbres y pescado azul.

Por su parte, los pescados azules y los frutos secos son ricos en ácidos omega-3, un tipo de grasas esenciales que sólo podemos obtener a través de la alimentación.

Y que además aportan elasticidad a las arterias y reducen las placas de ateroma que se forman por culpa del exceso de colesterol LDL.

Porque frutos secos 

Respecto a los frutos secos, un estudio realizado en el hospital clínico de Barcelona reveló que, tras tomar ocho nueces diarias durante seis semanas los niveles de colesterol llegaban a reducirse hasta 11mg por dl.

Los expertos en nutrición indican respecto a estos alimentos, que no es saludable aumentar su ingesta sin más y sin ningún control.

frutos secos para el colesterol

Es necesario consumirlos en lugar de otros productos, es decir, lo importante no es tomar aceite oliva, sino que está sustituya a otro tipo de grasas menos beneficiosas para el organismo.

Igual sucede con los pescados azules, que debe primarse su consumo frente la carne.

Consumir fibra y fitoesteroles ayuda a bajar el colesterol

La fibra tiene efectos positivos sobre el colesterol porque evita que se absorba completamente la grasa que ingerimos.

Tiene otra acción beneficiosa: una dieta rica en fibra, es rica en fruta y verduras.

Sus principales fuentes y por tanto, ideal para evitar y controlar el aumento de los niveles de colesterol.

En cuanto a los fitoesteroles, cada vez hay más estudios que avalan su utilidad. Son compuestos que se hallan en los vegetales y que resultan similares al colesterol, pero que no son absorbidos por el organismo.

fibra, fruta y verdura

Su gran ventaja es que compiten con este y también bloquean su absorción, diversas investigaciones indican que consumiendo 1,8gr de fitoesteroles es posible llegar a reducir los niveles de LDL un 15 por ciento.

La mejor manera de llegar a estas dosis es llevar una dieta en la que no falten la soja, el germen de trigo, el maíz y las semillas.

los huevos y sus efectos con el colesterol

Los huevos pasaron de ser un alimento que se consumía casi a diario en la cena, a dejar de consumirse casi por completo.

Hoy día, investigaciones realizadas sobre un grupo de 80.000 personas indican que no hay un momento significativo de la mortalidad por problemas vasculares entre las personas que toman un huevo diario al respecto a de las que sólo comen uno a la semana.

huevos escalfados

Su consumo debe ser proporcional a la dieta en General, sin excluirlos de ella. Lo importante son las cantidades totales de grasas y colesterol que se ingieren.

Hay quienes consumen normalmente alimentos precocinados y luego no toman huevos, que desde luego, son bastante más valiosos nutricionalmente hablando.

Los huevos y su mala fama

Y es que su mala fama es debida al contenido en colesterol que se encuentra principalmente en la yema, el cual no influye de manera directa en las concentraciones de colesterol del organismo humano.

huevos malos para el colesterol

El colesterol de los alimentos, se absorbe solo hasta un determinado límite. En cambio, las grasas saturadas sí que tienen una incidencia directa sobre la colesterolemia.

Además según los expertos en nutrición el huevo contiene lecitina, antioxidantes y vitaminas del grupo B, que resultan beneficiosos para el metabolismo de las grasas.

El colesterol se eleva con la edad y el sobrepeso

Según vamos celebrando cumpleaños, el colesterol tiende a incrementarse. Generalmente, el problema se presenta en la edad adulta, a partir de los 30 o 40 años, para después de los sesenta, descender un poco. En los ancianos es menos frecuente.

comiendo hamburguesa

Otros factores de riesgo son la obesidad y el sobrepeso. Ambos intervienen directamente en el aumento de probabilidades de sufrir dolencias cardiovasculares, diabetes e hipertensión, pero también lo hacen a través de su influencia negativa sobre el colesterol.

En el momento en el que una persona con kilos de más comienza a reducir peso, sus niveles de colesterol también lo hacen.

En la hipercolesterolemia familiar Influye la dieta

En este caso hablamos de una dolencia de origen genético y hereditario y que precisa un control farmacológico, aunque también se debe vigilar la dieta.

hipercolesterolemia familiar

La hipercolesterolemia familiar se manifiesta con unas tasas de colesterol elevadas ya en la infancia y requiere un seguimiento médico.

Ya que, sin el tratamiento adecuado, existe un 70% de probabilidades de muerte por infarto antes de los 60 años.

En la actualidad se conoce el defecto genético que provoca el trastorno y los medios para identificarlo y controlarlo. Lo importante es saber que se padece, algo que desconocen muchos de los enfermos afectados por esta dolencia.

Entradas Similares