El Ajo y los Beneficios Que Aportan a Tú Salud

El ajo alimento o medicina?

El ajoEl ajo es un poderoso antibiótico, es excelente para la circulación… y para casi todo. Te desvelamos todos sus secretos para aprovechar al máximo sus propiedades, que son muchas y valiosas.

Pero antes repasemos un poco de historia para tener claro de donde vino el ajo y quien nos dio a conocer este fantástico multiuso de la naturaleza.

¿De dónde procede el ajo?

El ajo es tan antiguo que no se puede decir con exactitud cuál es su origen real. Se cree que nació en la parte centro occidental de Asia, de donde se extendió hasta llegar al sur de Europa.

El Allium sativum, conocido vulgarmente como ajo, ocupa desde la Antigüedad un importante lugar en nuestra alimentación.

el ajoNuestros antepasados descubrieron enseguida que este alimento encerraba algo especial en su interior, los griegos y los romanos lo empleaban no sólo como alimento, sino como antiséptico contra muchas enfermedades.

Según estudios científicos recientes que se han desarrollado sobre el ajo, han demostrado su acción sobre los trastornos circulatorios: propiedades antitrombóticas, hipolipemiantes e hipocolestorolemiantes.

Podemos afirmar que el ajo reduce la arteriosclerosis, disminuye el riesgo de formación de trombos y, por lo tanto, previene los accidentes vasculares.

“El ajo tiene un efecto vivificante: combate el estrés y rejuvenece; además, es adelgazante y desintoxicante del sistema circulatorio”

Por ejemplo, la utilización de cápsulas gastroresistentes de ajo aumenta sus propiedades al impedir la destrucción de sus principios activos por parte de los jugos digestivos.

Puedes encontrar estos complementos en cualquier farmacia, tiendas naturistas o herbolarios.

Qué nutrientes nos aporta el ajo

El ajo es rico en vitaminas Bi, B2, B3, C y en fósforo. Es un alimento altamente energético (149 calorías por cada 100 gramos); contiene proteínas e hidratos de carbono, pero no grasas.

Sin embargo, no destaca por sus nutrientes, ya que se toma en cantidades pequeñísimas, si no por sus principios activos, unas sustancias capaces de prevenir y curar un buen número de dolencias, y cuyos beneficios podemos aprovechar por pequeña que sea la cantidad consumida.

El ajo es un antibiótico natural

el ajoLa pulpa o carne del ajo está formada por un aceite que contiene un principio activo denominado alicina, un aminoácido responsable, una vez metabolizado por nuestro organismo, de su fuerte y característico olor.

La alicina es, asimismo, la responsable de su acción bactericida y fungicida, es decir, es capaz de acabar con los virus, hongos y bacterias, además de reducir los niveles de colesterol y de lípidos en la sangre.

La alicina se destruye con el calor, pero una vez cocinado el ajo se liberan otras sustancias, como la adenosina o el ajoeno que poseen propiedades anticoagulantes y que ayudan a reducir el nivel de colesterol malo en sangre.

Qué beneficios tiene su consumo para la salud

el ajoMuchos estudios confirman que el ajo es un excelente antibiótico. Ninguna otra planta se aproxima a su capacidad para combatir enfermedades bacterianas y para reforzar nuestro sistema inmunitario.

Según el Dr. Stephen Harrod, especialista en medicina fitoterapéutica el jugo del ajo, diluido a razón de una parte en 125.000, ha demostrado ser capaz de inhibir el crecimiento de bacterias.

Los estudios clínicos, como el llevado a cabo por Singh y Shukla en 1984, han demostrado repetidas veces que el ajo es eficaz contra cepas de bacterias altamente resistentes a los antibióticos.

La explicación es sencilla: para una bacteria de reproducción rápida es más fácil evolucionar en un compuesto simple como puede ser un antibiótico, que en un compuesto complejo, como es el caso de las plantas, compuestas por infinidad de elementos.

Esta es una de las causas por las que la medicina natural, se está convirtiendo en una alternativa clave para mantener la salud, ya que no sólo cura, sino que además nos ayuda a prevenir enfermedades.

Pero el ajo no destaca sólo por su capacidad antibiótica. Además:

  • Reduce la presión arterial.
  • Ayuda a reducir el bloqueo de las arterias y a reparar los daños causados por la arteriosclerosis.
  • Ayuda a prevenir y aliviar la claudicación intermitente (dolor en las piernas al caminar causado por la arteriosclerosis).
  • Actúa como anti inflamatorio.
  • Su uso prolongado ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer.
  • Ayuda a incrementar el nivel de insulina en el cuerpo, reduciendo así los niveles de azúcar en la sangre.
  • Algunos estudios indican que incrementa ligeramente el nivel de serotonina en el cerebro ayudando a combatir el estrés y la depresión.

Se puede controlar su fuerte olor

el ajoEl mal aliento que provoca su consumo es debido a dos de sus sustancias: la alicina y el sulfato de alilo. Ambas son muy volátiles y se disuelven con gran facilidad en los líquidos y en los gases.

Al ser transportadas por la sangre, impregnan nuestros tejidos, y nuestro cuerpo los expulsa a través de los pulmones. Por ello, nada más comerlo, nuestro aliento adquiere ese olor tan característico. ¿Cómo evitarlo?

Masticar dos o tres hojas de perejil inmediatamente después de haber tomado ajo ayuda a controlar el olor, aunque no lo elimina totalmente.

Si realmente quieres acabar con él, consúmelo en forma de cápsulas de ajo desodorizado, que podrás encontrar en herbolarios.

Para evitar que su olor se quede en la piel al cocinar; deja los dedos bajo el grifo de agua fría sin frotar; si lo haces, el olor penetrará aún más en la piel.

Cómo debe consumirse el ajo para aprovechar sus propiedades

el ajoEn función de cómo se consuma el ajo, se aprovecharán unos beneficios u otros. No te preocupes, te damos todo un manual de instrucciones.

Si quieres beneficiarte de sus propiedades antibióticas, has de tomarlo crudo y haberlo cortado o machacado poco antes para que actúe la alicina.

Por ello, si decides tomarlo en cápsulas, no pueden ser desodorizadas. Su jugo es también muy efectivo para luchar contra las bacterias.

Lo mejor es tomar el jugo de una cabeza de ajos diluida en medio litro de otro líquido, por ejemplo, en zumo de tomate; toma una cucharadita cada hora.

Como es un alimento bastante fuerte, lo mejor será que empieces tomando cantidades muy pequeñas, y si no te da problemas, aumenta poco a poco la cantidad.

En caso de que prefieras aprovecharte de su capacidad para reducir los niveles de colesterol o de sus propiedades anticoagulantes, deberás tomar el ajo cocinado (mejor cocido).

“La acción de la alicina dura unos minutos; para aprovechar su efecto antibiótico, consume y usa el ajo recién pelado y cortado.”

Empezarás a notar los resultados al cabo de varios meses de su consumo diario.

Hay casos en los que se desaconseja su consumo

el ajoEl ajo es un alimento muy fuerte, por lo que hemos de tener ciertas precauciones con la cantidad que ingerimos.

Si lo que buscas es un tratamiento específico para un problema en concreto, será mejor que acudas a tu médico o naturópata.

Algunas personas pueden presentar reacciones alérgicas, como problemas gastrointestinales o irritación de la piel. Si tomas suplementos de ajo y vas a someterte a una intervención quirúrgica o una extracción dental.

Es mejor dejar de consumir el ajo al menos durante dos semanas antes de la operación, ya que, debido a su acción anticoagulante, podría dar problemas a la hora de la cicatrización de los cortes.

Puede darse el caso de personas alérgicas o que reaccionen mal ante su consumo. Por ello, es mejor tomar poco en un principio e ir aumentando la dosis, sobre todo si nos decidimos por las cápsulas.

“El ajo, como el alcohol, no se metaboliza, es absorbido a través de las paredes del estómago; por ello puede provocar molestias digestivas”

Si eres madre lactante, no lo tomes, ya que modifica el sabor de la leche materna, y puede no gustarle a tu niño, incluso no sentarle bien.

Maneras de consumir el ajo

el ajoAprovechando sus valiosas propiedades, los laboratorios han creado una gama de productos menos desagradable al gusto pero igual de efectivos.

Como las cápsulas de ajo (también las hay desodorizadas) y la tintura, que consiste en una composición de alcohol de 95 grados y extracto de ajo.

En el caso de los preparados, al ser tantos y tan variados, es algo difícil dar recomendaciones generales sobre cuáles y cuánto es conveniente tomar. Por ello, lo mejor es consultar con un médico o con el farmacéutico.

Otras aplicaciones del ajo

el ajoEl ajo tiene otras aplicaciones no tan conocidas, pero muy útiles y eficaces. Por ejemplo, es muy eficaz en caso de un ataque de asma.

Si te atreves, lo mejor es masticar un ajo crudo para inhalar sus propiedades antiasmáticas, no es necesario tragárselo, con masticarlo es suficiente.

También es un excelente quema-verrugas. Si tienes alguna verruga de la que te quieras desprender, puedes probar con esto.

Machaca un diente de ajo fresco y aplícalo directamente sobre la verruga; cúbrelo con una gasa y esparadrapo y déjalo así durante 24 horas.  Se te formarán ampollas y más tarde una costra que se te caerá a la semana.

“Su consumo aumenta el flujo sanguíneo, lo que hace mejorar notablemente el color de la piel, pero sobre todo el de la cara”

Es muy importante que protejas la piel que rodea la verruga con vaselina o alguna crema protectora para evitar que el ajo te produzca quemaduras en la piel sana.

Es indudable que el ajo, es un alimento que no puede faltar en nuestra despensa, no solo por sus ricas propiedades en la cocina, sino tambien por los beneficios que aporta a nuestra salud.

20,85€
21,95
2 Nuevo Desde 20,85€
A partir de febrero 16, 2018 1:54 am
Amazon.es
31,75€
1 Nuevo Desde 31,75€
1 Usado Desde 67,13€
A partir de febrero 16, 2018 1:54 am
Amazon.es
41,22€
3 Nuevo Desde 16,68€
3 Usado Desde 26,79€
A partir de febrero 16, 2018 1:54 am
Amazon.es
Disfruta de esta lectura y compártela...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja tu opinion y comparte!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *