Dieta Disociada Para Alcanzar y Mantener tu Peso Ideal

Aprende a combinar los alimentos con la dieta disociada

dieta disociadaEs hora de la dieta disociada si este es tu ritmo de vida, demasiadas comidas y cenas con los amigos, menos ejercicio del acostumbrado, picoteo a deshoras…

Sin apenas darte cuenta has ganado un par de kilos, la báscula, o ese pantalón ceñido que no te enfundabas desde hace tiempo, indican sin medias tintas que tu peso se ha incrementado.

Si te pones manos a la obra puedes recuperar tu figura en tan sólo unos días y con poco esfuerzo, porque la dieta disociada es fácil y rápida, y sólo tienes que seguirla durante una semana.

La clave está en conocer las combinaciones de alimentos adecuadas y evitar aquellas que te perjudican. Así de simple. La dieta disociada es un clásico dentro de los planes de adelgazamiento por su eficacia, avalada por muchos de los que la han puesto en práctica.

Pero además no requiere una disciplina excesiva y mucho menos pasar hambre.Y es que su base se contrapone a lo que habitualmente se hace para perder peso, es decir, ingerir menos calorías y por tanto, comer menos.

Aquí lo importante es como se metaboliza los alimentos, como los aprovechar el organismo y qué camino siguen para convertirse en la energía que necesita, sin tener en cuenta las raciones que se toman.

Conoce cada tipo de alimento

dieta disociadaLo primero que debes conocer es la clasificación de los alimentos según su composición. Por un lado están las proteínas, con la que se constituyen los órganos y el tejido del cuerpo.

Están formadas por aminoácidos que crea el propio organismo o que debe obtener del exterior a través de la dieta y que se encuentra en los productos vegetales y animales.

Estos últimos tienen todos los aminoácidos que precisamos mientras que los vegetales sólo poseen una parte, por eso los primeros se denominan proteínas completas.

Una dieta equilibrada debe incluir unos y otros, pero sin pasarse, porque el exceso de proteínas sin una actividad física mínima se almacena y se transforma en ácido úrico, origen de más de una enfermedad.

El otro gran grupo de alimentos lo componen los hidratos de carbono o glúcidos, que aportan energía al organismo.

Se suelen dividir en carbohidratos de absorción lenta o rápida, según se metabolizan, aunque hoy se habla de su índice glucémico, que aumenta según la cantidad de glucosa producida en este proceso.

Tienen un alto índice glucémico, las pastas blancas, el azúcar, los cereales refinados, la miel o los plátanos, por poner unos cuantos ejemplos. Por el contrario, lo tienen bajo el pan integral, las legumbres, casi todas las frutas y el arroz completo.

Grasas con control, fibra en abundancia

dieta disociadaFinalmente están los lípidos o grasas. Su asimilación no afecta a la glucosa y pueden proceder de alimentos vegetales y animales y clasificarse como insaturados o saturados.

Ejemplos de estos últimos son los lácteos, la mantequilla o el queso. Las grasas son el verdadero caballo de batalla de la dieta actual, ya que consumimos demasiadas y eso se traduce, además de en kilos de más, en multitud de problemas de salud.

Se calcula que constituyen más del 40% de la dieta y no tendrían que sobrepasar el 30.

Además de estos tres grandes grupos de alimentos, está la fibra, un componente que no aporta energía pero que es fundamental para el buen tránsito intestinal y para obstaculizar la absorción de los lípidos y los glúcidos.

Estos dos últimos rasgos hacen que sea beneficiosa para controlar la los índices de grasa y azúcar en sangre. También protege frente a ciertos tumores como el del colon.

La fruta, mejor sola

dieta disociadaLa pareja formada por fruta con harinas y féculas puede dar problemas. Mientras que la fructosa, el azúcar de la fruta, se digiere pronto, la harina y las féculas, ricas en almidón, se transforman en la boca en maltosa que permanece un tiempo en el estómago antes de pasar al intestino.

Si se une, la fructosa que se queda en el estómago con el almidón y fermenta en el intestino delgado y el Colón, los resultados son, hinchazón y estreñimiento.

Los especialistas en nutrición insisten en que mezclar la fruta con otros alimentos causar problemas de meteorismo y retención de líquidos. Lo mejor es tomarla a media mañana o en la merienda.

Cómo se metaboliza el azúcar

dieta disociadaLa primera combinación peligrosa, si queremos evitar el sobrepeso, es la mezcla de glúcidos con un alto índice glucémico con los lípidos o grasas; el motivo, sin perdernos en detalles científicos, es que los ácidos grasos que componen el lípido no se queman correctamente y se almacenan.

El resultado: los michelines. Así que, nada de pan blanco con mantequilla, de leche con azúcar o patatas fritas.

Durante una primera fase de la dieta disociada, tampoco conviene abusar de alimentos como la leche, ya que contiene azúcar y grasa.

Algo similar sucede con los aguacates o el chocolate. La combinación de estos dos grupos no sólo a debe evitarse en una misma comida, sino que se recomienda dejar pasar tres horas entre la ingesta de unos y otros.

Otra pareja mal avenida

La asociación menos adecuada es la de las proteínas con los hidratos de carbono. De nuevo, el problema está en que no pueden ser digeridos ni asimilados a la vez.

Mientras que las proteínas precisan de un medio acido, los carbohidratos necesitan lo contrario, uno alcalino. Evita la suma de espaguetis, pan y arroz con carnes, pescados o huevos.

dieta disociadaComo explican los nutricionistas en los últimos congresos sobre dietética se ha visto el papel que tienen las proteínas en los procesos de adelgazamiento.

Son fundamentales para reducir kilos de forma correcta, es decir, no perder músculo y agua, sino grasa.

Después de tantas prohibiciones y matrimonios nutricionales abocados al fracaso es normal que te preguntes ¿entonces que puedo comer? La respuesta es fácil: un montón de cosas.

Las asociaciones permitidas son numerosas, por lo que no debes temer que tu dieta diaria se convierta en algo monótono y aburrido.

Llevaras a cabo un programa de comidas variado, que es lo que tu organismo necesita para satisfacer el paladar y la salud, y para lucir una bonita figura.

Un repaso a la despensa

Para hacer una dieta disociada, nada mejor que conocer al dedillo las características, los pros y los contras, de aquello que comes.

Aquí tienes el perfil de una serie de alimentos considerados básicos, esos que nunca faltan en la nevera o en la despensa:

El pan: te irá bien sobre todo en el desayuno. De la misma forma, habrás de primar el uso de la pasta y el arroz completo, ya que tienen un comportamiento similar al del pan.

dieta disociadaLa patata: es recomendable rebajar su consumo, aunque puedes mezclarla con verduras o tomarlas en ensalada; la fibra de los productos de la huerta ayudará a disminuir la glucosa liberada.

La fruta: están permitidas y recomendadas. Tómalas sin pelar, para aprovechar su fibra, y opta por las más ricas en vitaminas C, como los cítricos y kiwi y. Los plátanos, ricos en azúcar, se desaconsejan.

Los lácteos: lo más adecuado es consumir yogures desnatados y quesos frescos o bajos en grasas, frente a la leche, responsable de un buen número de intolerancias alimentarias. Es muy arriesgado aconsejar que se suprima la leche de la alimentación diaria.

Aunque es cierto que provoca más que un problema digestivo. Si se suprime, hay que compensar la dieta para que tenga los nutrientes necesarios, en todo caso, es mejor que elijas leches desnatada y enriquecida.

El café: en cuanto a una bebida tan habitual como el café, conviene que lo prepares poco fuerte o americano, o que optes por el descafeinado. Es un buen diurético y estimulante, pero incrementa la secreción de insulina, como ocurre con el azúcar, incidiendo de manera negativa en la dieta disociada.

Lo que si puedes y debes comer

En primer lugar están las verduras de todo tipo. Son ricas en vitaminas, minerales y fibra y puedes consumirlas junto a las proteínas.

Un buen plato de judías verdes y un bistec, ensalada variada con pescado o huevos con espinacas, queso con tomates… Las posibilidades son infinitas.

También está permitida la combinación de verduras e hidratos de carbono, como pasta y arroz con hortalizas o con legumbres.

No hay problemdieta disociadaa en disfrutar de un buen plato de lentejas estofadas con zanahorias y cebolla.

También es posible mezclar proteínas y lípidos o grasas; esto te permitirá comer unos huevos fritos, sin abusar; un pescado al horno o un asado de carne, sin cargos de conciencia, siempre que no lo mezcles con patatas.

Ya sabes, las frutas están permitidas, pero solas. A lo largo del día puedes ir cambiando las asociaciones.

Si por la mañana Tomas hidratos, una infusión Con pan y tomate, por ejemplo, a mediodía toma proteínas y verduras; por la noche, de nuevo carbohidratos, también con verduras.

En la dieta disociada no deben faltar los hidratos de carbono; además de proporcionar energía al organismo, son indispensables para la asimilación de las vitaminas.

Tienes que beber bastante agua, mejor fuera de las comidas; y si te gusta, toma un poco de vino, nunca más de dos vasos al día. Las grasas están permitidas, pero no abuses de embutidos, carne de cerdo, mantequilla, helados y leche entera.

 Sigue estos consejos:

  • Suprime el pan blanco, la mermelada, la miel, las bebidas carbonatadas y los dulces.
  • Emplea edulcorante artificial.
  • El desayuno debe ser rico en lípidos, sobre todo grasas monoinsaturadas, y proteínas. Ha de contener fibra procedente de la fruta. Deja pasar un tiempo desde que la tomas hasta que tomas otra clase de alimentos.
  • Haz cinco comidas diarias: desayuno, tentempié, comida, merienda y cena.
  • Reduce el consumo de café o toma descafeinado.
  • Puedes tomar cereales en el desayuno.
  • Puedes beber vino con moderación.
  • Evita el alcohol de alta graduación.

La dieta disociada, día a día

Su objetivo es reducir el pico glucémico y evitar el exceso de glucosa en sangre.

Este es un modelo básico de una dieta disociada, recuerda siempre acudir a un especialista antes de seguir una dieta al pie de la letra.

dieta disociadaLunes

  • Desayuno: huevos revueltos con una pizca de aceite; infusión y un yogur. Nada de pan.
  • Media mañana: fruta variada, plátano no.
  • Comida: menestra de verduras y merluza al horno.
  • Merienda: fruta con una infusión.
  • Cena: carne asada con coliflor hervida.

dieta disociadaMartes

  • Desayuno: pan integral, café descafeinado y un yogur desnatado.
  • Media mañana: un sándwich vegetal sin mayonesa.
  • Comida: pollo al horno con ensalada.
  • Merienda: Fruta con una infusió
  • Cena: pescado al horno con espárragos blancos.

dieta disociadaMiércoles

  • Desayuno: macedonia de frutas e infusión.
  • Media mañana: fruta variada.
  • Comida: carnes de ternera a la plancha con alcachofas.
  • Merienda: un yogur descremado con jamón.
  • Cena: pavo a la plancha con crema de verduras.

dieta disociadaJueves

  • Desayuno: cereales integrales con una infusión y un yogur desnatado.
  • Media mañana: fruta variada.
  • Comida: ensalada y pescado al horno.
  • Merienda: fruta con una infusión.
  • Cena: huevos revueltos con judías verdes.

dieta disociadaViernes

  • Desayuno: pan integral, café descafeinado y requesón sin grasa.
  • Media mañana: un sándwich vegetal.
  • Comida: lentejas estofadas con verduras y arroz integral, queso bajo en grasa.
  • Merienda: fruta con una infusión.
  • Cena: Pasta al pesto con ensalada.

dieta disociadaSábado

  • Desayuno: cereales integrales, infusión y yogur desnatado.
  • Media mañana: fruta.
  • Comida: pisto y salmón fresco a la parrilla.
  • Merienda: fruta y un café descafeinado.
  • Cena: espaguetis con verduras.

dieta disociadaDomingo

  • Desayuno: pan integral, café descafeinado y requeson sin grasa.
  • Media mañana: jamón de York, yogur desnatado y un café descafeinado.
  • Comida: legumbres con verdura y ensalada.
  • Merienda: fruta variada con una infusión.
  • Cena: arroz con verdura, yogur desnatado.
Recomendaciones finales para tu dieta

Puedes tomar las cantidades que quieras de los alimentos indicados y realizar las combinaciones que quieras, evitando, sobre todo, mezclar hidratos de carbono y proteínas en la misma comida.

Si se realiza correctamente, la dieta disociada puede ser una forma de comer que se mantiene en el tiempo, lo que ayuda a no ganar de nuevo el peso que se haya perdido.

De hecho, su mayor ventaja es precisamente esa. Cómo se come de casi todo, se trata de una dieta equilibrada, con un buen aporte de vitaminas y minerales, contiene proteínas, las grasas que se ingieren son saludables, y es rica en fibra.

La dieta Disociada está especialmente indicada para personas que además de tener algo de sobrepeso,  padecen problemas estomacales o intestinales, desde  aerofagia a digestiones lentas, pasando por gastritis.

De todas formas, no está demás que consultes con tu médico para que te oriente sobre la posibilidad de seguirla de manera continuada.

9,90€
2 Nuevo Desde 9,90€
1 Usado Desde 848,46€
A partir de febrero 17, 2018 3:55 am
Amazon.es
12,12€
12,76
1 Nuevo Desde 12,12€
A partir de febrero 17, 2018 3:55 am
Amazon.es
Envío gratuito
4 Usado Desde 162,00€
A partir de febrero 17, 2018 3:55 am
Amazon.es
Disfruta de esta lectura y compártela...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja tu opinion y comparte!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *